Blog

Lambrin de madera recuperada

La madera recuperada cada vez es más apreciada por personas que valoran la historia, dan importancia a la ecología y gustan del trabajo que el tiempo hace sobre la madera. Se entiende por madera recuperada aquella que ha cumplido una misión original y después vuelve a emplearse de un modo o en un sitio diferente.

El interés por la madera recuperada es creciente, pero en ambientes como los de México en donde el uso de la madera no es frecuente es difícil encontrar madera que pueda reutilizarse, sin embargo hay algunas empresas que buscan imitar la antigüedad de la madera. También existe la posibilidad de rescatar madera almacenada en donde el tiempo ha trabajado también sobre la textura y el color de la madera.

Los usos de la madera recuperada o envejecida están limitados por la creatividad. Un portón antiguo puede reutilizarse como un lambrin de sala o una puerta como una mesa. El piso de madera de una casa antigua puede volver a emplearse como un nuevo piso en una sala o una recámara, dando un ambiente realmente diferente y único a esas habitaciones.

La gente amante de la naturaleza y con sentido estético busca con mucha atención. No solamente por la importancia ecológica que significa conservar un material que de otro modo se convertiría en un contaminante de bióxido de carbono, el interés es creciente porque la percepción de la madera envejecida por el tiempo da un toque único a los productos.

La vida de un producto quee es escrita por el tiempo en su textura y color. Para muchas personas la madera envejecida es como el vino de mesa, los mejores y más valorados son aquellas que se expresan a través de la edad.

Sus colores son inimitables, pues que se desarrollan con el paso del tiempo. La madera. La textura de madera recuperada dependerá de la propia pieza. La vida de una pieza de madera nunca será igual a otra.

Algunas piezas que han sufrido la suavidad de la nieve, la fuerza de la lluvia o la dureza del sol reflejan sus experiencias en su apariencia, lo que nos encontramos que una objeto que nos narra su vida, sus heridas y el efecto del tiempo en su textura.

La imagen pertenece a Graham Hilll