Blog

Camina descalzo sobre un piso de madera

Caminar descalzo es saludable, no sólo cómodo. Osteópatas afirman que andar sin calzado en superficies planas con cierta rugosidad restructura de forma natural las tensiones que produce el calzado. Los especialistas consideran que al caminar descalzo recupera el espacio anatómico natural y realinear las articulaciones, por lo que lo recomiendan como una terapia que debe hacerse cada vez que sea posible
Al caminar descalzo se fortalece la circulación y por lo tanto se logra una mejora en la salud de forma natural. Por supuesto sugieren hacerlo en lugares seguros como el hogar, pues nuestros pies protegidos por años por el calzado pueden fácilmente lastimarse.

En este sentido el caminar sobre un piso de madera en el hogar es una de las más agradables experiencias que nuestros pies pueden probar. No importa si hace frío o calor, la madera es un producto natural que siempre da la bienvenida a nuestros pies. Además de hacerlo en un ambiente mucho más higiénico ya que no acumula polvo y ácaros como ocurre con las alfombras.

Sin embargo, hay personas que han llevado la terapia de caminar descalzo hasta el extremo y, para sorpresa de todos, sus hallazgos han sido extraordinarios Mick Dodge un veterano de guerra de 62 años que desde hace 25 años se retiró a vivir en el bosque y vivir descalzo, sanando por completo de todos sus males.
National Geographic le hace llamar “el sabio descalzo" pues al quitarse el calzado descubrió que sus pies eran en realidad una guía de sensaciones que podían orientarle para tomar decisiones.

Dodge quien llevaba su vida como cualquiera, con trabajo, casa y familia. Pero un insoportable dolor que tenía en los pies le hizo decidirse retirarse al bosque de Hoh en el estado de Washington en EUA
“Tenía juanetes, fascitis plantar, pies deformes. Me dolían tanto que casi no podía caminar y siempre usaba mis pies, ya fuera caminando o corriendo, para manejar el estrés de la vida moderna, para darle sentido a la historia del mundo moderno en la que estaba viviendo. Vine a Hoh a sanar mis pies”, explicó Dodge a la prensa cuando fue descubierto por su alocada hazaña.


Lo primero que hizo al llegar al bosque fue quitarse los zapatos. Desde entonces su filosofía de vida se guía por mucha de la información que sienten sus pies, son su guía y, sorpresivamente el frío o la humedad no le enferman.

La experiencia de este hombre nos hace preguntarnos si algunos diseños de la civilización nos están alejando de la salud y apagando nuestra percepción para entender de forma más intuitiva lo que nos da salud o lo que nos enferma

Quizá sea momento en que abandones tu calzado y disfrutes de tu hogar de una manera diferente. Selecciona un piso de madera de duela sólida o de ingeniería de acuerdo a tus necesidades particulares

La imagen pertenece a cinnamon_girl