Blog

La madera es un miembro más de la familia

El uso de la madera en el hogar está creciendo cada día más como una respuesta a la incomodidad que genera en la vida el vivir en ambientes saturados de productos artificiales como el plástico en sus diversas formas, el cemento y los artículos electrónicos.


Si bien estos productos que dan beneficios y comodidades en nuestra vida diaria, las personas han descubierto que el bienestar en un ambiente natural es de mayor calidad y buscan activamente regresar a aquello que en los antiguos hogares la gente se sentía mejor como el uso de barro, la madera y las plantas naturales.


En esta búsqueda de retorno a lo natural, la madera juega un papel protagónico, no sólo porque es un producto diseñado por la naturaleza, sino también porque ha diferentes tipos de madera, para diferentes gustos y necesidades. De hecho, cada madera que se instala en una casa es diferente a la otra, no hay una pieza igual, lo que convierte a este material en un diseño totalmente único, lo que es muy notorio en los pisos de madera.

El sitio Maderea dio a conocer dos beneficios de la madera:

    • La nula radioactividad ambiental lo que evita alteraciones en la psique o en el físico de las personas.
    • La madera funciona como barrera ante los cambios electromagnéticos estáticos que tiende a crecer en las casas debido al uso de productos tecnológicos que poseemos, especialmente los de telecomunicaciones. Descansar en un ambiente de madera alejado de estos aparatos, ofrece mejores beneficios a la salud y al bienestar.


Hay más beneficios de la madera: su calidad aislante y sus acabados la hace muy agradable al tacto. Las personas pueden caminar descalzas sin temor a enfermarse y esto les ayuda de forma importante a su salud. Los pies al igual que todos los órganos de nuestro cuerpo están conectados con nuestro cerebro, de modo que cuando caminamos descalzos estos órganos intercambian más información y percibimos el mundo de un modo muy diferente, esto nos hace mucho más sensibles.


Historias antiguas de algunos países nórdicos relatan que tanto las piedras como los materiales férreos nos roban nuestra energía. Si permanecemos sentados sobre ellos durante mucho tiempo nos enfermaremos pues están asimilando nuestro calor y nos enfrían.


Con la madera esto no ocurre, su cualidad aislante nos permite conservar nuestra energía y por eso nos sentimos muy bien cuando caminamos descalzos sobre un piso de madera.


Esta cualidad es especialmente útil para familias que tienen pequeños en casa. Los niños podrán correr, jugar, retozar y divertirse en un piso de madera, que debe reunir las características para que los niños los disfruten plenamente, incluso si llegan a pintarlo con sus crayones o juegan sobre él.


Los padres siempre darán más importancia al bienestar de sus hijos que a la apariencia de sus cosas, pero con la madera la ventaja es que puede ser pulida y recuperada una vez que los hijos crezcan y tengan otros intereses.


La experiencia de vivir en un ambiente natural y que los niños puedan disfrutar sin restricciones y sin preocupaciones por enfriamientos o por alergias supera cualquier preocupación por la belleza de la madera, que por ser un material vivo responderá con beneficios a ese ambiente.


Por esto consideramos que instalar un lambrin de madera, o un piso de madera de cualquier especie en el hogar, es como crear a un nuevo miembro en la familia, uno que nos dará calidez, salud y acogimiento en momentos íntimos con las personas que amamos.


Si necesitas más información para seleccionar un piso de ingeniería o de duela sólida, te recomendamos la lectura de este post.